El tremendo poder de las redes de contactos

Este fin de semana fui contratado por un grupo con sede en Miami y Nueva York, llamado el “Strategic Forum”, o sea, el Foro Estratégico. La reunión fue en un hotel de la ciudad de Naples en Florida, Estados Unidos, llamado Naples Grande Resort Hotel. Veinte y cinco miembros del foro asistieron y habíamos cuatro oradores invitados.
Este grupo de verdad que tiene una metodología bien interesante. Los que lo formaron pensaron  que si invitaban a presidentes de compañías con cierto volumen de negocios a pertenecer a un grupo donde todos eran presidentes, de ahí saldrían grandes contactos, grandes amistades y muchas oportunidades.

No se equivocaron. A todos los miembros que le pregunté, unánimemente me dijeron que era una de las mejores decisiones de negocios que jamás habían tomado.

Por ejemplo, una dama que es miembro y se sentó en mi mesa durante la cena, me dijo que su libro sería publicado el 25 de octubre, un libro sobre el sistema de innovación que Tomas Alba Edison utilizaba para ser tan creativo y tener tantos inventos.

Me dijo que sin el apoyo del Foro, nunca hubiera podido escribir el libro.  Varios miembros del foro le dieron el aliento necesario, algunas herramientas necesarias y apoyo de estudiantes de la universidad para que le hicieran parte de la investigación necesaria para el libro.

Otro señor, un prominente abogado casado con una mujer policía cuya historia les contaré más adelante en este artículo, me dijo que quería abrir una oficina en Nueva York y que con un par de llamadas de un miembro del foro consiguió el contacto que necesitaba para establecer su oficina en esa ciudad. Sin esa llamada telefónica esa sociedad jamás se hubiera concretado.

Para ser miembro del Foro, hay que pagar una cuota anual, bastante alta, dicho sea de paso, y asistir a una reunión mensual a la cual hay que traer por lo menos a un invitado que tenga el perfil de los miembros del foro. En esa reunión se discuten asuntos de negocios y cada miembro puede exponer algún reto o problema que tenga para que el resto le de ideas de cómo resolverlo.

Cada seis meses se van a otra ciudad y se pasan el fin de semana, tal y como lo hicimos éste, para hacer “networking”, escuchar a oradores y seguir construyendo las relaciones.

Me ha gustado tanto el concepto, que hablamos de que yo abriera un Foro en San Juan, Puerto Rico, y pienso que lo voy a hacer. Actualmente sólo hay dos ciudades con Foros, Nueva York y Miami.

A todos mis lectores en México, Latinoamérica y otros países del mundo, ya que esta columna en Yahoo es leída por gente en muchos países, les exhorto a que consideren implementar un concepto similar en sus respectivas ciudades.

No se pueden imaginar la sinergia y energía que se crea cuando se reúne gente  exitosa y que tiene un genuino deseo de ayudarse unos a los otros. Las ideas que se sacan de esas reuniones, los contactos, las posibilidades son extraordinarias y en una sola reunión mas que se paga la cuota de ser miembro.

Si hay interés, me mandan un correo electrónico a joachimnsa@aol.com y lo discuto con el foro para ver si les interesa tener representantes en diferentes países.

En esta reunión en particular donde participé como orador, yo les di una charla sobre el liderazgo necesario para afrontar los cambios tan repentinos que estamos viviendo en todo el mundo. Hablé sobre el sentido de responsabilidad necesario hoy en día, la necesidad de dar un servicio óptimo en cualquier campo que usted se desenvuelva y en el hecho de que los triunfadores están dispuestos a hacer cosas que los fracasados no están dispuestos a hacer.

Además cubrí varios temas sobre motivación que al grupo les pareció muy interesante.

Otro orador fue un guitarrista frustrado que pasó más de veinte y cinco años tocando guitarras en night clubs hasta que se dio cuenta que si seguía haciendo eso, sería pobre toda la vida.

Como la guitarra es su pasión, no dejaba de tocarla y trabajaba en eso sin muchas posibilidades para el futuro. Un día a alguien le gustó la guitarra que tenía y le dijo que se la vendía. Así lo hizo y entonces compró otra.

La vendió también y se dio cuenta que con el internet podía buscar buenas guitarras y venderlas en la red. Poco a poco su negocio fue creciendo y hoy en día es el sexto vendedor de guitarras más grande del mundo. Ya no es un guitarrista ganando poco dinero en night clubs, sino un empresario que gana un montón de plata.

Cuando una persona siente pasión por algo, siempre hay maneras de seguir en contacto con el tema aunque no sea directamente. Por ejemplo, yo tengo pasión por el baloncesto y siempre quise llegar a ser un jugador de la NBA.

Existía el problema que no era tan bueno como para jugar en la NBA pero como sentía pasión por ese deporte me convertí en sicólogo deportivo y tuve la oportunidad de trabajar para los Milwaukee Bucks y para los Angeles Lakers. Mi sueño fue realizado, no como jugador pero al menos como sicólogo.

Otra oradora en la conferencia fue una mujer policía de Miami. Resultó que nos conocíamos porque hace como veinte y cinco años yo pase por la academia de la policía, para poder tener un contrato como sicólogo y ella estaba en esa clase.

No nos veíamos desde aquella época así que fue muy emocionante encontrarnos. Resulta que ella ahora es lo que le dicen CSI Miami, o sea, los que se encargan de analizar las escenas de crímenes y tratar de buscar las huellas digitales, el DNA de los criminales etc. para así poder atraparlos.
Fue una charla fascinante.

Por cierto, nos comentó que de todas partes viene gente a la ciudad de Miami para tratar de ver el edificio de CSI Miami, ya que constantemente lo ven en la televisión de sus países gracias a la programación por cable y que mucha gente se siente defraudada porque lo que parece el edificio de CSI Miami no está en Miami, sino que es filmado en otra ciudad.

Dice que ella venia en su camión de trabajo y una familia la detuvo para preguntarle donde estaba el edificio de CSI y cuando les dijo el niño de la pareja se echó a llorar.  ¿Pobrecito el nene, verdad? Sí, el programa tiene muchas escenas que son de Miami pero el edificio que usan de oficina se filma en otra ciudad.

Esta señora dio una charla muy interesante sobre cómo mejorar las posibilidades de no ser víctima de criminales.

Algunos de los consejos que dio es que tuvieran alarmas en sus casas, que las casas de las esquinas tienen el triple de posibilidades de ser robadas, que los perros ya no son tan efectivos en evitar crímenes, que no se tenga la caja fuerte en el cuarto principal ya que ahí es donde primero buscan los ladrones, que no dejen que los periódicos se acumulen frente a la casa cuando se van de viaje y que no tengan arboles muy grandes frente a la casa que le tape la visibilidad a los vecinos para que puedan vigilar la casa.

El último orador de la conferencia fue un especialista en franquicias y dio la historia como la franquicia de pollos Popeye evolucionó a ser un negocio de más de un billón de dólares y la nueva franquicia que está comenzando ahora basada en el famoso personaje de tirillas cómicas, Dagwood. Recuerden ese nombre porque lo van a ver muy pronto en México y en toda Latinoamérica.

Muy interesante fue este fin de semana y muy beneficioso para todos los que participamos.

El tremendo poder de las redes, continuación

30 de mayo de 2007, 04:00 AM

Para mi ha sido una gran sorpresa haber recibido al menos 100 correos electrónicos de todos ustedes de toda Latinoamérica. Aunque la mayoría eran de México, recibí de al menos 10 países mas incluyendo a hispanos en los Estados Unidos.

Muchos de ustedes se interesaron en este concepto de redes, otros me pidieron que le hablara al Strategic Forum para establecer una red en las diferentes ciudades y algunos de ustedes fueron muy generosos sobre mis columnas y además compartieron conmigo experiencias y anécdotas de sus propias vidas.

Profundizando ahora sobre este concepto de redes, les diré que el concepto no es nuevo. Algunos de ustedes mas entraditos en edad, quizás recuerden los escritos de un señor llamado Napoleón Hill. Hablaba de un “master mind” o sea un concepto que él denominó “la mente maestra”.

Decía que el poder era esencial para poder acumular riquezas. Los planes y objetivos de una persona no tienen mucho sentido si no existe el poder de ponerlos en acción.

Definía “poder” como “el conocimiento organizado y dirigido inteligentemente”. O sea, el término poder como él lo usaba se refiere a un esfuerzo organizado, suficiente  para que un individuo pueda convertir sus deseos en un equivalente monetario. Un esfuerzo organizado se produce a través de la coordinación del esfuerzo de dos o más personas que trabajan hacia un fin común en un espíritu de armonía.

El poder es necesario para la acumulación de dinero y es necesario para la retención de ese dinero después que ha sido acumulado.

¿Cómo entonces se adquiere ese poder?

¿Si el poder es conocimiento organizado, cuales entonces son las fuentes del poder?

Hill nos da tres fuentes de poder:

1.      La inteligencia infinita: El DNA de la persona, la inteligencia nata y la imaginación creativa que cada persona posee.

2.      La experiencia acumulada: La experiencia acumulada de todos los seres humanos, que en la época de Hill, sólo se conseguía en una biblioteca o en Universidades.  ¡Como han cambiado los tiempos!  Hoy en día, una persona a través del internet tiene todo el conocimiento humano de toda la historia de la humanidad en la comodidad de su propia casa usando una computadora u ordenador, como le dicen los españoles, y llevando a cabo una búsqueda a través de Yahoo.com u otro motor de búsqueda.

3.      Experimentación e Investigación: En el campo de la ciencia, y en prácticamente cualquier otro campo del saber, el ser humano acumula, clasifica y organiza la información diariamente. Ésta es la fuente de poder que el ser humano utiliza más frecuentemente cuando el conocimiento no está disponible. Se usa la experiencia como el motor para hacer cosas nuevas y, por lo tanto, aquí también hace falta la creatividad y la imaginación para aplicar esa experiencia correctamente a situaciones nuevas.  Uno de mis lectores que me escribió,  mi tocayo Joaquín, se va en un viaje alrededor del mundo para precisamente adquirir experiencia y conocimientos de otras culturas y otros países. El está buscando adquirir más poder para así mejorar su vida personal y profesional.

Al examinar estas tres fuentes del poder, nos podemos dar cuenta de la dificultad que una persona tendría, si dependiera sólo de sus esfuerzos individuales para acumular información y expresarla en planes definitivos que se tendrían que convertir en acción. Si sus planes son amplios y extensos, generalmente la persona tiene que inducir a otros a cooperar con él o ella para inyectarle a esos planes el poder necesario para que se conviertan en realidad. O sea, solos no podemos lograr todos nuestros objetivos.

Aquí entra el poder de las redes. Recuerden que podemos definir una red como “la coordinación de conocimiento y esfuerzo, en un espíritu de armonía de dos o más personas, para el logro de específico de ciertas metas y objetivos”.

Nadie en el mundo puede tener mucho poder si no tiene un grupo, organización, o red que lo respalde y lo ayude a lograr su objetivo. Es tan simple como eso.

Esto claro está, se extiende a países. ¿Como puede Japón, un país pequeño, sin recursos naturales, ser más productivo que países mucho más ricos de nuestra América?

¿Como puede Israel, un pequeñito país en el Medio Oriente, en el mismo medio de todos los países Arabes, ir a una guerra con ellos en el 1967 y derrotarlos a todos?

Un general Israelita, creo que era Moshe Dayan, dijo que el día que el viera a los árabes ponerse en fila ordenadamente para montarse en un bus, ése sería el día que él se preocuparía por la seguridad de Israel. ¿Que quiso decir el General con este comentario? Que mientras no haya unión, mientras no haya respeto por los derechos de los demás, mientras no se tenga un objetivo común y se trabaje armoniosamente  hacia ese objetivo, los resultados no son positivos. Que conste que no me estoy poniendo a favor de un país o de otro, solamente estoy relatando hechos históricos.

Una red de contactos es precisamente eso. Como nos unimos, un grupo de personas que queremos progresar, y nos ayudamos los unos a los otros para conseguir nuestras metas.

Hay dos características de las redes, que debo de contemplar en este artículo. Una es económica en su naturaleza y la otra es sicológica.

La económica es obvia. Ventajas económicas se van a crear cuando una persona se rodea de personas que le van a dar consejos, herramientas, ayuda y respaldo en un ambiente de cooperación y armonía. Esta forma de cooperación ha sido la base de  casi todas las grandes fortunas del mundo. Excluyo aquí las fortunas que fueron adquiridas ilegalmente o con el uso indebido del poder.

La otra característica menos obvia es la sicológica y una frase de Hill nos puede esclarecer un poco esta característica: “Nunca dos mentes se juntan sin que se cree una tercera, invisible, intangible fuerza que se puede comparar a una tercera mente”

La mente humana es una forma de energía teniendo un componente espiritual que proviene del cerebro del ser humano como dirían los científicos  o de una fuerza sobrenatural como afirmarían los religiosos, que cuando se coordinan con un propósito y sin egoísmo, obtiene una potencia que puede ser diez, cien, mil o diez mil veces más potente o fuerte que esas dos mentes separadas.  Por esto que es vital que todos formemos o pertenezcamos a redes que nos den este apoyo y esta ayuda tan necesaria para todos poder ser exitosos y felices.

En un próximo artículo desarrollaré aún más este concepto.

El tremendo poder de las Redes (y III)

6 de junio de 2007, 04:00 AM

Recuerden que definimos “redes” en el artículo anterior como “la coordinación de conocimiento y esfuerzo, en un espíritu de armonía de dos o más personas, para el logro  específico de ciertas metas y objetivos”.
Ningún individuo puede de verdad tener poder si no tiene una red o mente maestra a su alrededor.
El cerebro de un ser humano puede ser comparado, como decía Hill, a una batería eléctrica. Es de todos sabido que un grupo de baterías eléctricas proveen más energía que una sola batería.

También es sabido que una batería eléctrica provee energía en proporción directa con el número y la capacidad de las células que contiene. El cerebro funciona de la misma manera.

Y aquí podemos darnos cuenta por qué algunos cerebros son más potentes o más efectivos que otros y se hace muy claro que un grupo de cerebros coordinados o conectados en un espíritu de armonía y buena voluntad generan más energía mental que un solo cerebro, al igual que un grupo de baterías eléctricas conectadas entre sí, generan mucha más energía que una sola batería trabajando individualmente.
Esta comparación nos hace evidente que el principio de la red contiene el gran secreto del poder que algunos seres humanos tienen, por estar rodeados de cerebros que producen gran cantidad de energía y resultados.
Entonces, el gran secreto de las redes es: Cuando un grupo de personas se coordinan y cooperan en armonía, ese incremento tremendo de energía que se crea a través de esa alianza, se pone a la disposición de todos los miembros de la red.
Hill nos habla sobre los logros de Henry Ford, conocido por todos ustedes a través de la marca de carros: Ford. Este tipo era un pelado como decimos en Puerto Rico y tampoco tenía mucha educación. En veinticinco años se convirtió en uno de los hombres más ricos de los Estados Unidos de Norte América.

Su verdadero avance empezó a manifestarse cuando hizo una profunda amistad con un cuate llamado Tomás Alba Edison, uno de los más grandes inventores en la historia del planeta.

Aquí pueden ustedes darse cuenta de la influencia que una mente puede tener sobre otra. Y cuando Ford formó una red con otros tres señores que eran geniales y que no los aburro con sus nombres, el verdadero avance de Henry Ford empezó a manifestarse.
Lean bien esto: los seres humanos asumen en la mayoría de los casos la naturaleza, los hábitos y el poder de pensamiento de aquellos con los que se asocian en un espíritu de cooperación y armonía.  Ese famoso dicho “dime con quién andas y te diré quien eres” es casi siempre verdad.
Lo mismo que hizo Henry Ford lo puede hacer usted en su propia ciudad, formando o incorporándose a una red de personas que le añadan  y que no le quiten.  Por eso, yo en mis conferencias a través del mundo, le digo a mis audiencias que rompan relaciones con personas negativas, haraganas o deshonestas ya que todo lo que le pueden traer a usted estas personas son obstáculos y dificultades.
He escrito en artículos anteriores el encuentro que tuve con Arun Gandhi hace algunos años. Su abuelo, Mahatma Gandhi, utilizó la misma metodología que aquí les he estado hablando en estos tres artículos, para lograr su gran objetivo de liberar a la India. Indujo a una red de 200 millones de personas a coordinar mente y espíritu en armonía para lograr un objetivo específico.  Así es como obtuvo el poder de mover a un país completo, sin ni siquiera tener un puesto en el gobierno.

Ese es el milagro de Gandhi: como pudo inducir, no forzar, a 200 millones a cooperar en un espíritu de armonía. Trate usted de hacerlo con  dos, tres o cinco personas y vera que no es fácil.
Todos los gerentes del mundo saben lo difícil que es que los empleados trabajen en equipo, en un espíritu de armonía para lograr las metas de la empresa.
Quiero concluir ofreciéndoles algunas ideas.
1.      Haga una investigación en su ciudad, para ver si hay redes de personas que tengan sus mismos intereses e investigue si usted puede unirse a esa red.
2.      Forme usted mismo una red de personas que son inteligentes, trabajadoras y honestas para entre todos ayudarse los unos a los otros en un ambiente de armonía.

La mayoría de las ciudades tienen clubes cívicos que ayudan a la comunidad de una forma u otra. Hágase miembro de uno de esos clubs y véndales la idea de además de ayudar a la sociedad, que formen una red entre ellos para ayudarse los unos a los otros. El club Rotario es una buena organización para hacer eso.

Yo he sido miembro desde 1976 y los beneficios de ser miembro han sido maravillosos. Yo he llegado a Cali, Colombia sin conocer a nadie y lo primero que he hecho ha sido ir a la reunión del Club Rotario e identificarme como Rotario. Salí de esa reunión con un carro y un chofer que me dio el alcalde de Cali que era Rotario.
4.      Ponga un anuncio en el periódico o en el internet y busque personas que estén interesadas en formar una red de negocios. Tiene que ser cuidadoso en escoger a las personas, igual que si usted va a contratar a un nuevo empleado, pero cuando ya tenga un grupo de al menos 5 a 10 personas, está en camino a poner en práctica este concepto.

Con ese artículo concluyo mi serie sobre las redes. Ahora lo que resta es que usted lo ponga en práctica. Recuerde lo que siempre digo.
“El conocimiento es poder, solamente si se aplica. El que sabe y no hace, no sabe”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s